robin

Quizás a Robin amabas

o eso decían las malas lenguas,

porque era sólo un chico

todavía, eso sí,

chico maravilla,

nadie con más gracia

se movía,

y aparte tu capa roja

el antifaz, con tus

mechones ondeando

al viento, era lo que

mejor te sentaba,

el mejor aprendiz

de detective,

siempre la pista

adecuada seguías,

tenías buen maestro,

y como él, en silencio

tu pena la sufrías.

Chico maravilla

nadie vio tan buen señor

y tan buen vasallo

no lo había.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.