castigador

Otra historia de venganza,

cuando volvías a casa

tu familia la volaban.

Lo mejor era tu furgoneta,

tu calavera en tu traje

que a todo el mundo

asustaba, y tu gabardina

que en tus escenas

de tiroteos volaba.

Castigador te llamaban,

porque castigabas el crimen.

Quizás sólo rienda

suelta a tu sed

de venganza dabas.

Pero cómo disparabas.

Siempre tus dos

pistolas cargadas.

Frank Castle te llamaban.

Fogonazos y olor

a pólvora por

donde tú pasabas.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.