hulk

Gigante verde

incomprendido,

de fuerza descomunal,

y pantalones violetas

los de mejor estilo

nunca vistos,

no controlabas

tu rabia y se desataba

la tormenta, por

un experimento nuclear

en el que te veías envuelto.

Y cómo saltabas para huir

de los que te perseguían,

el mundo entero

era tu enemigo,

tú, de todos los

héroes el más

incomprendido.

Como Frankestein

intentando encontrar

respuestas que

nunca te daban,

¿quién con un

monstruo hablaba?

En tu caso ni una

niña te salvaba.

(y eso tu furia más

desataba, tu corazón

se aceleraba y la transformación

empezaba,

ciega ira verde

en roto pantalón

violeta enfundada).

Anuncios

Los comentarios están cerrados.