mayo de 1968

PARÍS, MAYO DE 1968

Todos los sueños de la juventud

confluyeron otra vez en París,

alzando la bandera del arco iris.

Querían libertad, se querían

besar y acariciar, querían nuevas

formas de amar, pensar y soñar.

Filósofos y filósofas repartían

papeles y panfletos en las calles,

arengaban en improvisadas tribunas.

Hablaban abiertamente con estudiantes,

de todo se podía hablar entonces, de

cómo iba a ser la nueva libre sociedad.

La cultura, la poesía, la filosofía,

el arte, andaban descalzos por la calle,

bajo los adoquines estaba la playa.

La juventud hablaba de angustia

existencial y llevaban jerseys negros

de cuello alto y escuchaban rock y jazz.

Aquellos días de mayo con todo

estaba permitido soñar, pero los dirigentes

pensaron que era necesario con ello acabar.

Y decretaron, como suelen hacer,

la vuelta a la corriente normalidad,

(mayo de 1968, un sueño de libertad).

Anuncios

Los comentarios están cerrados.