rusia 1917

LENINGRADO, RUSIA, 1917

 El invierno estaba siendo

duro en Rusia, en plena gran guerra,

con hambre y soldados retrocediendo.

Un ángel demonio rojo había

llegado a Petrogrado, predicando

la revolución, como apóstol del infierno.

Subido a tarimas de madera,

predicaba al pueblo una nueva

revelación, la buena nueva de la revolución.

Y como la gente es buena, y como

la gente es crédula, creyeron a ese

ángel demonio rojo de fuego en los ojos.

Y la ciudad fue una marea roja de

soldados, campesinos y proletarios,

haciendo la revolución soñada por Marx.

Asaltaron el palacio de invierno,

y echaron abajo la duma, y el gobierno

del mismo antaño todopoderoso zar.

Ya no había vuelta atrás, y octubre

señaló el pistoletazo de salida para

una feroz revolución comunista.

En la que ya no habría libertad.

Trotsky con abrigo de cuero, se

encargaba de los blancos aniquilar.

El ángel rojo de la revolución

ensangrentado, recorrió las estepas

y tierras de Rusia en sangre bañada.

De ese sueño en Rusia tardaron

en despertar, y en Europa no se

sabía o quería saber acerca del gulag.

Las dictaduras, de uno u otro signo,

nunca fueron buenas para la libertad,

la revolución por otras tierras fue a pasear.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.