no es el número uno son todos los números

volvemos de casa de mi hermano, hemos estado allí pasando una tarde agradable. le doy conversación en el coche para que no se duerma (aunque no parece necesario), le digo si cantamos una canción.

ella: ¿sabes qué papi?

yo: ¿qué hija?

ella: podíamos montar un grupo.

yo: ¿cómo lo haríamos hija?

ella: pues yo tocaría un instrumento y cantaría y tú tocarías otro instrumento.

yo: podríamos ensayar, componer algunas canciones.

ella: no, tocaríamos una ranchera.

yo: sí, claro, con esa canción tendríamos en las manos un número 1.

ella: no es el número 1, es todos los números, sólo tocaríamos ésa.

ella me canta a grito pelado la canción para recordarla (¡allá en el rancho grande, allá donde vivía…¡). cuando llegamos a casa nos toca hacer el numerito delante de la mamá.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.