por qué nos convertimos en espectros (aún antes de tiempo)

pequeña reflexión. siento el tiempo mordiéndome los talones. una avispa o un tábano, que no me deja estar quieto (con lo que disfrutaba yo con la quietud, pero sobre todo, aparte de solos, qué quietitos se quedan los muertos).

por qué nos convertimos en espectros? (antes de tiempo). quizás el tiempo empieza a pesar. a partir de un determinado momento el pasado pesa, y mucho. cada vez más. para nosotrxs, para lxs demás. no nos ven, en presente, ven lo que han conocido de nosotrxs (también sombras). y luego, con el tiempo, además, la gente vive más en el pasado (lo que les dijeron, lo que les hicieron, lo que vivieron), de manera que son espectrxs (para sí mismos y para lxs demás).

quién hay que habite el espacio y el tiempo presente? una persona así nos parecería, quizaś, también, un espectro, pero de infinitos colores, de infinitos destellos. alguien que brillara con luz propia, y no con brillos prestados, apagados, del pasado.

quizás nxs convertimxs en espectros, el momento que decidimos dejar de vivir (el momento presente) y nos refugiamos en el pasado (nos atrincheramos allí, entre nuestras sombras conocidas, antes que abrazar, abiertamente, lo nuevo, lo desconocido, el vértigo).

y en definitiva, sí que puede ser cierto, que una sola vida no sea ya bastante (y que no nos valgan, como sustitutos, los libros). y también, puede ser, que todo lo que nos hayan contado sea mentira, sí, una universal conspiración de la mentira. y cómo traspasar esas horribles (inexistentes) rayas de tiza, que nos pintaron en el suelo, como férreas barreras infranqueables?

toca descubrirlo (y averiguarlo) con la propia vida (no tenemos otra)…

y lo siento, las drogas, llámalas como quieras (lo que te estimula y apasiona, y suspende el tiempo), son necesarias (para superar el aplastamiento generalizado, y la vulgaridad más horrenda, cruel y dominante, en que vivimos)…

pablo blaya (octubre de 2014)

Anuncios

Los comentarios están cerrados.