SOBRE EL VOLCÁN (COMO EN POMPEYA Y HERCULANO)

Tranquilamente sentados y sentadas

sobre grietas.

 

Tranquilamente sobre el mismo cráter

del volcán.

El magma bulle y asciende

por la chimenea.

 

Asoma por el cráter la lava.

Y aún no corremos ante su vista

viscosa.

 

Por si acaso no quema.

Por si acaso no funde.

Por si acaso no morimos

asfixiados y asfixiadas

por la nube de polvo, humo,

gases y ceniza.

 

Como se creyeron a salvo, un día,

en pompeya y herculano.

pablo blaya, diciembre de 2014.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.