columpio y zapato

No se dio cuenta la niña que al montar en el columpio del parque, se le había caído un zapato.

Sólo lo notó al llegar a casa, cuando su madre le dijo:

– ¿Dónde vas hija, tan desastrada?

– Del parque mami.

Y al mirar hacia abajo, con la cara toda sucia y despeinada, se puso a llorar, porque se dio cuenta entonces que había perdido uno de los preciosos chapines rojos con lazo, que su madre le había regalado, por su cumpleaños.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.